Progress hinders

Progress hinders


En las últimas semanas, el Presidente decidió emprender una cruzada contra un actor que parecía imposible que atacara, y al cual le debe mucha de su base: la UNAM. No es la primera vez que se va contra el sector académico. Durante la campaña abiertamente denostó al ITAM. Y ya en el gobierno, ha emprendido una dura embestida contra el CIDE y contra la comunidad científica y de investigadores. Sin embargo, hay diferencias.

Los ataques contra el ITAM los basó, por un lado, por los exfuncionarios de gobiernos anteriores que según el Presidente corrompieron al sistema; y por el otro, por el mecenas del ITAM, que según el Presidente fue de la mafia del poder que tanto lo combatió: Bailléres. Al CIDE lo ha señalado por ser una institución íntimamente ligada con esos mismos gobiernos anteriores, beneficiada con recursos públicos para supuestamente validarlos. Y por la defensa que emprendieron contra las ideas obscurantistas de la actual directora del Conacyt. Y a la comunidad científica y de investigadores, los ha atacado y vituperado por una interpretación muy personal de que son abusivos, pero sobre todo, por el simple hecho de ser personas preparadas que mucho han señalado los grandes errores de este gobierno. Por supuesto que en el mundo académico mexicano ha habido abusos, malos manejos, insensibilidad y hasta corrupción. No ha sido poco común que algunos trabajen a cambio de reconocimientos, premios, incentivos o de la garantía de ganar proyectos siendo benévolos con el gobierno en turno. Tampoco es poco común que en instituciones académicas y en los llamados think tanks se diagnostique y se proponga desde la comodidad un escritorio, alejados de la realidad social del país, construyendo mundos hipotéticos. Pero generalizar al extremo que lo ha hecho el Presidente, es un grave error que solo demuestra el nulo entendimiento que tiene sobre este mundo, además de un cierto rencor. La mayoría de quienes han dedicado su vida a la academia y la investigación lo han hecho por un interés genuino de aportar.

Pero el Presidente no es una persona particularmente interesada en la preparación académica, ni en los datos, ni en la validación científica. Su historia personal lo demuestra. Un hombre que tardó 14 años en terminar su carrera profesional, más preocupado por movilizar que por prepararse. Ciertamente, en el mundo profesional y en el ámbito político, los grados no necesariamente significan mayor preparación. La capacidad, la voluntad, la vocación, la integridad, el profesionalismo, la sensibilidad y la sensatez de los funcionarios públicos pesan mucho más. Pero la educación y la preparación no pueden desdeñarse como lo hace el Presidente, solo porque a él no gusta prepararse. Al contrario, quien dirige los destinos de la nación debe ser su principal promotor, porque la educación es el mayor instrumento de movilidad social, de mejoramiento de la calidad de vida y del bienestar. Todos ellos detenidos desde hace tiempo, sí, con los neoliberales; pero en franco retroceso a partir de la llegada de la 4T. Las embestidas del Presidente a la educación en México han sido claras y constantes. Desde su famosa reforma constitucional y legal, hasta sus constantes ataques personalizados. Sin embargo, fue altamente sorpresivo que el Presidente embistiera con tal vehemencia a la UNAM, una institución en la que por tanto tiempo ha habido un sinfín de seguidores convencidos de sus postulados y de su discurso social desde la primera vez que buscó la presidencia. Una institución de la que muchos de sus históricos compañeros de lucha, y de sus actuales colaboradores, han egresado orgullosos por ese origen.

¿Qué lo motivó? Solo podría ser una cosa: su profundo desdén hacia quienes se atrevan a pensar, a analizar y a ver a la educación como vehículo de progreso para México. ¿Por qué? Porque son esos quienes más pueden ver las grandes incongruencias entre los dichos y los hechos. El Presidente poco a poco ha decepcionado y marginado a los grupos sociales progresistas que tanto lo apoyaron; los ha ido alejando al demostrar que su interés no es el país, y que su discurso social pro pobres no era más que una mera estrategia electoral, que sigue explotando a diario. Para el Presidente, como lo hemos dicho en este espacio, no es prioritario ayudar a los pobres a salir de su condición y progresar. Le conviene que así se mantengan, pobres y con poca educación, porque es así como puede controlar mejor a su base electoral. Hoy el Presidente está enfocado en lograr las firmas para la consulta de revocación de mandato, en lograr una clara votación a su favor en la revocación, y en fortalecer su base para las elecciones estatales del próximo año; todo, para preparar el terreno de 2023 y 2024 como confirmación de su “movimiento histórico”. En este contexto, el Presidente necesita todos los elementos necesario para polarizar, para confrontar y para dividir a la sociedad. Porque sabe que es así como puede lograr sus objetivos electoreros. Por eso la contrarreforma eléctrica, que enfrenta abiertamente a sus seguidores ciegos con todos los demás. Y por eso estos ataques a la UNAM, para generar controversias innecesarias y polarización que le permitan profundizar su narrativa de amigos y enemigos.

La movilidad social molesta a la 4T, y en particular al Presidente. La simple idea de superarse, de salir de la pobreza, de prepararse y progresar va en contra de sus intereses electorales. Por lo tanto, es necesario ir contra cualquier elemento que signifique eso. Hoy, debe ser batalla de todos recuperar al país y nuestro tejido social. Debe ser batalla de todos terminar con la polarización, con la constante confrontación. Debe ser batalla de todos salirnos de esta nociva dinámica y trabajar juntos por el país, o no serán todos los esfuerzos del Presidente sino nuestra propia apatía y desinterés los que terminarán con el país. __________________ Nota del editor: Las opiniones de este artículo son responsabilidad única del autor.

]]>

Source link

Leave a Reply

Previous Story

CSE report proclaims Ortega for fourth term, after electoral farce without competition

Next Story

Report on Pandora Papers is the workhorse of three political groups to impeach Lasso

Latest from Mexico